Atrapado en el tiempo

Más veces de lo que nos gustaría, nos vemos repitiendo las mismas situaciones una y otra vez, y como si fuéramos Bill Murray en la película Atrapado en el Tiempo, parece que nos levantamos cada día en el mismo bucle temporal de pensamientos y emociones. 

Lo curioso es que mientras no somos capaces de reconocer el bucle temporal, no resulta tan incómodo vivir en el. Pero todo cambia cuando nos hacemos conscientes de que estamos experimentando lo mismo constantemente y que nos despertarnos cada día para revivir lo mismo una y otra vez.

En ese instante, el bucle temporal con el que tanto disfrutábamos, se convierte en un tremendo fastidio y decidimos poner todo nuestro esfuerzo en que eso cambie. Pero nada cambia, todo sigue igual, y la frustración y el enfado se apoderan poco a poco de nosotros, y con ellos, va apareciendo el miedo a que lo que estamos viviendo no desaparezca nunca, amplificando la desesperación en nuestro interior.

 «Mi camino es una extensión de mi esencia»

Al ceder a la presión que ejerce la dualidad, comenzamos a queremos tener el control absoluto de nuestras vida y decidir constantemente aquello que es lo mejor para nosotros, pero eso solo hace que nos aferremos más a unas ideas, pensamientos y creencias que no nos corresponde alcanzar, que hemos establecido como nuestra salvación, cuando en realidad es el camino que nos lleva de vuelta al bucle temporal.

Hacernos conscientes de nuestros procesos repetitivos, no solo evitará que nos dualicemos intentando salir de ellos sin comprenderlos, (lo que nos llevará a encontrarnos de nuevo con una situación igual o similar) sino que recordaremos que somos más que nuestra mente, ego y cuerpo físico.

Esto nos permitirá recuperar la conexión con el Yo Soy, entender y neutralizar los bucles en los que nos encontramos, al mismo tiempo que empezamos a integrar y recorrer el camino que realmente tenemos que transitar, sabiendo que este es una extensión de nuestra esencia.

Mientras no aprendamos esta lección, todos tendremos algo de Bill Murray en nuestras vidas

 

Paz y Amor

María Belén e Iván
La Sabiduría de las Líneas del Tiempo®